sábado, 1 de septiembre de 2007

3-SEVILLA, ENCANTO ESPECIAL

Todo comenzó de casualidad, no teníamos ni idea de donde ir y la única oferta buena que teníamos era para Sevilla.
En el aeropuerto se nos quito un poco las ganas de ir, no sabíamos el porque de ir allá si las dos preferíamos ir a otro lugar. Se nos hacia rara la idea de conocer a sevillanos por la fama que solemos dar a la gente que
no conocemos. Nada mas llegar a la estación de autobuses plaza de Armas nos liaron, nadie sabía horarios de nada así que decidimos coger un taxi hasta Sanlúcar la mayor. El taxista nos hablo de que había vivido unos años en (santa Coloma) bla bla bla, pues a la hora de pagar mas bien nos timo ¿timo andaluz o catalán? no quiero entrar en detalles.
Bueno llegamos al hotel Gran Hotel Solúcar 4 estrellas y un servicio altamente profesionalizado.

Decidimos ir a cenar, nos recordaron “La Venta Pazo” un espectacular restaurante (la comida era de lo mejor). Y algo mas tarde la compañía aun mejor, conocimos a unos chicos que estaban sentados en la mesa de al lado que tenían
curiosidad en saber de donde éramos. Dudaban entre ellos que si Barcelona, Madrid incluso unos de ellos comento que seria sudamericana, como otros muchos que también han pensado lo mismo. Estuvimos charlando, haciendo unas fotos y después nos fuimos a un pub llamado "Eclipse" a tomar una copa o ¿fueron más? … no recuerdo jaja. El caso es que nos dieron las tantas hablando y riendo con esa gracia que les caracterizan que transmiten alegría y optimismo al visitante. (Gracias a los aludidos Manu y Lolo sin vosotros nada habría sido lo mismo).

Por la mañana temprano nos fuimos a Sevilla capital, empezamos a sentir el cli
ma calido y acogedor del sur y descubrir porque Sevilla tiene un color especial. Paseamos desde el Guadalquivir, por LA MAESTRANZA, a La Torre del Oro pasando por la catedral "Giralda" y plaza España sin olvidar el barrio antiguo de Santa Cruz, el alma de Sevilla.
Nos detuvimos a comer en el bar Góngora y también simpatizaron con nosotras supongo que transmitíamos lo que ellos nos hacían sentir.

Recorrimos las calles sevillanas y llegamos a la plaza de santa cruz... fué algo increible al ver
sevillano con guitarra en mano y el paso de los caballos en carroza, cerramos los ojos por un momento y es imposible explicar lo que sentimos, se nos pusierón los vellos de punta.
Paseando se hizo de noche, y pudimos ver el Guadalquivir en todo su esplendor, de lejos la calle Betis en el barrio de Triana totalmente iluminado. ¡Increíble! Cada vez me queda mas claro por que Sevilla tiene un encanto especial.
Y lo malo no es que los sevillanos piensen que tienen la ciudad más bonita del mundo…
Lo peor es que puede que tengan razón…

Nuevo día, volvimos a Plaza de Armas y una vez allí decidimos ir a mi pueblo Los Santos de Maimona, íbamos un poco a la aventura porque los horarios no eran muy flexibles… una vez en el autocar (Leda) pensamos que serian un par de horitas, sin contar el atasco y las paradas de cada pueblo, ósea que cuando llegamos solo nos dio tiempo de visitar la piscina (por hacer algo), y vuelta a Sevilla, me quede un poco triste por no poder visitar mi pueblo en condiciones aunque nos reímos mucho en el camino, di un poco por perdido el día.
Pero no fue así, nos vinó a buscar Lolo y decidimos acabar el día e ir a La Carb
onería un bar de copas en el barrio de santa cruz del cual me habían hablado muy bien, aunque Lolo no pensaba lo mismo.Nos costo un poco encontrar el sitio y Lolo estaba ya que echaba humo, aunque se lo tomaba con buen humor ya que todo el camino lo pasamos riendo.
¡Por fin llegamos! allí estaba toda la gente cantando y tocando las palmas, con guitarra en mano (o muleta jaja) e incluso tocando el piano, donde pudimos apreciar la pasión por los duendes del cante. ¡Impresionante!
Mientras Sonia y Lolo estaban en una terraza que había dentro guardándome mi Absolut doble, simpatice con un grupo de chicos/as y disfrute de la noche todo lo que pude, me alegro mucho que acabara así la noche, no se podía pedir más.

Al día siguiente estaba lloviendo a cantaros, aun así el día se veía bonito, nos llamo Manu y le propusimos ir a comer juntos. Nos paso a buscar por el hotel y nos llevo al restaurante Mesón Tony II en el cual nos recomendó un plato de la casa (El secreto ibérico) una carne con salsa que estaba buenísima. De paso nos fuimos a La Venta Pazo II donde estuvimos como en casa comiendo, charlando, y con el orujito de hierbas que entraba solo.
Manu propuso de ir a su bar… “El sargentillo” una antigua taberna famosa en Sanlúcar La Mayor muy acogedora y sin faltarle ni un detalle, que ha pasado de generación en generación intacta por los años… Manu nos enseño y explico. Y pudimos imaginar y apreciar como años atrás hacían el mosto que aun conservan en los muchos de barriles, Con música de fondo estuvimos probando el vino de naranja acompañado de una tapita de chacina… Todo un lujo ¡Manu, volveremos!!Teníamos q
ue volver al hotel aunque yo con mucho gusto me hubiera quedado disfrutado del buen vinito y de la compañía. Llegamos al hotel contentillas, nos duchamos y volvió Manu a buscarnos para ir a cenar, esta vez optamos por algo ligero unos sándwiches (sala metro) y todo seguido de fiesta a Sevilla- cantando y tocando palmas hicimos el trayecto en coche ( ¡faltaba, esa guitarra Lolo! )… Fuimos a la famosa Calle Betis en “Al Alba” bailando con gracia, salero y olé... Esas rumbitas catalanas y andaluzas que el momento requería... Lo pase genial.
Era una noche calida y optamos por cambiar el rumbo hacía la discoteca "El Buda" con una decoración exclusiva, tres plantas, abajo restaurante asiático y arriba varias salas entre ellas una de chillout (chilau) para estar estirada y relajada en la terracita, despues de un rato el cansancio nos podia, y el sueño nos acompaño a la salida, así pasamos la noche del sabado. (completita).

A la mañana siguiente, nos levantamos mas tarde de lo normal y de vuelta a Sevilla, dirección al parque temático de Isla mágica que esta situado en el pabellón de España, en la isla de la cartuja, esta isla situada en el barrio de Triana. Alrededor de la Cartuja de Santa María de las Cuevas.
No apreciamos mucho lo que vimos, porque era de día y con pleno sol… así que habrá que repetir en otras horas del día (queda pendiente). Todo seguido llegamos a la puerta y Basílica de la Macarena, una vez allí entramos y vimos a La Virgen de La Macarena en su Altar neobarroco. (Aunque yo, personalmente y como buena santeña prefiero mi virgen de La Estrella la que no tiene nada que envidiar).
Saliendo de la basílica nos llamo Lolo y también vino hacía Sevilla y fuimos los tres a comer, de camino y por casualidad pudimos ver el campo del Sevilla el cual me gusto mucho y por fin a comer a “los 100 montaditos”. ¡Amaparooo! llamaron y a la barra fui. Jaja
De vuelta al hotel, por fin pudimos disfrutar de la piscina hasta que oscureció. Volvimos a “La Venta Pazo” allí estaría Lolo con su amigo Oscar. Cenamos con ellos, poco después acabamos en el “Eclipse” donde poco a poco fueron llegando más amigos… Juanma y Diego que educadamente acabaron sentados en la misma mesa que nosotras. Mientras Antonio y Javier que observaban de lejos, junto a Camila (Micaela) detrás de la barra.
Fue una noche rara, bonita, única… nada paso por casualidad, es mas, estoy convencida que las casualidades no existen, y que todos estamos o llegamos en algún momento por algún motivo. Entre risas y lágrimas acabo la noche del Domingo 26 en el Eclipse, pero no en la vida de algunas/os. (Sin comentarios)

Al día siguiente cuando nos dimos cuenta ya volvía a ser de noche (nuestra ultima noche) fuimos a despedirnos de Salúcar La Mayor y que mejor manera que tomando una copa en el “Eclipse”.
Con tristeza nos fuimos al hotel, pero muy contentas por todo lo que hemos vivido en seis días convertido en uno solo. Como Son
ia dice: “ha sido un intenso camino de sentimientos, todo ha coincidido, los movimientos no han fallado, cada cosa en su lugar”.
Llego el final de las vacaciones, el final de los “sueños” realizados ¿Qué decir? Todo lo que empieza tiene un final.
Me despido de todos los que nos han acompañado durante estos días, a aquellos que quedaran en el camino e incluso a aquellos que simplemente han observado el tiempo pasar y las palabras fluir. Gracias por todo. De corazón
P.D. Gracias Sonia por tu compañía, complicidad, por ser como eras, eres y serás (simplemente Sonia) dos en una para todo, te echare de menos.
FIN


3 comentarios:

tú lo sabes bien dijo...

nada se divierte en tu pensamientto, nadie lo provoca, solamente piensa, ya no lo dibujas, porque son lamentos que derriten todo, lo que siente... hola tormenta, soy la lluvia y siempre tengo presente que la sensación de esperanza de un hombre, es la envidia de un rico... un abrazo

Anónimo dijo...

Empezo el viaje a ciegas, destino:Sevilla.
Algo de turismo y coincidencias asombrosas.
Diremos q tocamos cielo aunque sin subir a la Giralda.
También descubrimos el secreto andaluz,esa gente estupenda.
Sanlucar;los encontrados nos dieron devoción,
Y la magia del 27 quedará siempre en nuestro corazón.
Gracias amiga.

JULIA dijo...

Han pasado mas de 7 meses y parece que fué ayer... Sevilla forever